Té, mate y café

Las más consumidas en Uruguay y en el mundo se preparan  remojando hojas para el té o mate, granos en caso del café, en agua caliente.

No solo eso tienen en común! Aportan cafeína!
Aunque el té tiene más en su composición por cada 100 gramos, la extracción de la sustancia es más eficiente en el caso del café (8 a 10 gramos versus 2 a 5 gramos para la bebida tradicional británica).

Por su contenido en cafeína son estimulantes del sistema nervioso, generan alerta y confort sumado a la temperatura que es aliada para competir con el frío exterior.

Cero calorías a menos que vayan acompañadas de tortas y brownies 

Todas las infusiones son libres de calorías, salvo que se agregue leche, azúcar u otro alimento. No aportan energía, ni la liberan o ayudan a eliminar calorías consumidas o grasas acumuladas.  Es decir ni adelgazan ni engordan por si mismas. 

Actualmente diferentes hipótesis científicas vinculan su composición rica en antioxidantes  con efectos «protectores de la salud» por su capacidad de  neutralizar los efectos negativos y  proteger a las células del envejecimiento.

Desde el punto de vista nutricional, el consumo de alimentos ricos en antioxidantes es considerado una de las formas más efectivas para reducir el riesgo  de enfermedades como diabetes, dislipemia, infarto entre otras.

Cuentan como líquido

Son vehículo de líquido, indiscutidamente. Sin sustituir al agua pura como tal, sirven para sumar al aporte diario. La calidad del agua que se utilice para su preparación condiciona el producto final, cuanto más ¨dura¨ sea, más turbias se obtienen. En el té se ve claramente el efecto espuma en la superficie. Si por el contrario se usa un agua más blanda (con menos calcio y magnesio) se puede sentir un sabor salado.

Sobre la temperatura ideal para el café es prepararlo a 85-90º C y tomarlo a 60º C. Sin recalentarlo porque se quema y se forman sustancias que le otorgan sabor ácido. 

70-80º C es lo recomendable para tomar té y mate porque se extraen los propiedades de las hojas y la yerba y es lo máximo aconsejable para prevenir las afecciones del esófago, típicas de nuestra región por el consumo de mate con agua hirviendo.

En general las enfermedades gástricas ( úlcera, gastritis, colon irritable etc) impiden el disfrute del mate, té y café. Los tes de hierbas y las yerbas con agregados de sustancias medicinales son una opción para quienes por indicación médica o preferencias no pueden consumir los productos originales. 

Si acompañan y no sustituyen comidas, si se integran a  la dieta diaria como un alimento más, en cantidades acordes a un estilo de vida saludable, el mate, té o café son además de motivo para el encuentro una oportunidad para disfrutar del bienestar de una bebida reconfortante y natural. 

Tibio Abrazo!

Luciana